LA HISTORIA DEL NIÑO RICO HARRYSON EN TAPAY


 


El Señor  Yefry Gregory Truner, gerente de una compañía transnacional asentado en Lima  y su esposa la Sra. Blysa Hammer ; vecinos de una urbanización exclusiva del distrito de la Molina y sus dos hijos Harrison de 8 años y Belise de 6 ños, deciden pasar las vacaciones como turistas vivenciales en Tapay, en el anexo de San Juan de Chuccho.

            Para la ocasión alistan maletas, y el padre le habla a sus hijos que van a tener una experiencia  en el campo , aprenderán de cómo viven la gente pobre en la profundidad geográfica, muy difícil  del Cañón del Colca, para esta ocasión el padre escoge el lugar y la familia Llamoca Riveros, quien les acogerá mediante recomendaciones de una agencia de viajes en la ciudad de Arequipa.

Los niños en todos los años que estuvieron de vacaciones habían estado de visita  por EEUU y Alemania lugares de origen  de sus abuelos y  de los padres, pero en esta ocasión el padre después de hurgar en el internet las agencias decide cambiar el itinerario de visita vacacional al Colca.

Después del arribo a la ciudad de Arequipa, deciden pernoctar en un hotel exclusivo de 5 estrellas ,luego contactan con la agencia que les da un guía y les lleva hasta la ciudad de Cabanaconde y de ahí deciden bajar al cañón alquilando acémilas por el camino antiguo a San Juan de Chuccho.

Este anexo está ubicado a orillas del río Colca,clima primaveral todo el año,con huertas de frutas autóctonas del Perú Pre-incásico,no hay ningún insecto ni animales peligrosos, toda la producción frutícola es orgánica y natural, los habitantes hablan dos idiomas el Queschua y el Castellano, la familia Llamoca Riveros tiene dos hijos uno de 10 y otro de 8 años.La familia tienen animales de carga entre mulas y burros con los cuales se movilizan hacia las huertas alejados como al anexo de Cosñirhua, Llatica , Phure, Toccallo y partes altas de Tapay.

La familia permaneció por espacio de un mes, participaron en las actividades diarias junto a la familia cosechando frutas, cocinándose con leña, cosechando papas en Toccallo , casando Viscachas y pescando truchas en el río Llatica en Limapampa. La permanencia en dicho anexo de Chuccho fue  muy fuera de lo común.

Ya de regreso a Lima, calmados en su sala sentados, después de ver los videos de sus vacaciones, el padre les pregunta a sus dos hijos sentados  ahí:

-¿Qué les pareció la experiencia del  viaje al pueblito ese?

-Buenísimo, dijo el niño mayor, con su mirada puesta  hacia fuera.

-Y…¿Que aprendistes?,  insistió el padre…

El hijo contestó:

-En que,ellos tienen cuatro perros y nosotros solo uno.

-Nosotros tenemos una piscina con agua estancada que es de un tamaño como el de mi dormitorio, en cambio ellos tienen un río inmenso de aguas muy cristalinas, donde hay   pececillos y patillos y otras bellezas, que no tiene fin.

-Nosotros tenemos dos mascotas,…En cambio ellos tienen infinidad, entre caballos, llamas, alpacas, burros, borregos, cuyes, liebres, perros, gatos,loros,etc

-Nosotros tenemos luz artificial con lámparas y linternas chinas para alumbrarnos, ellos además de sus mecheros naturales de “chonta”, les alumbra la luna y las estrellas.

-Nuestro patio llega hasta nuestra cerca al muro,… En cambio su patio se prolonga hasta el horizonte  sin fin.

-Nosotros hacemos comprar a la empleada nuestra comida, sin controles de su procedencia… En cambio ellos siembran todo lo que comen.

-Nosotros tenemos que oir música de CDs,… En cambio ellos escuchan constante el sonido sincrónico de los loros ,palomas, grillos, sapos, lechuzas, “pichitancas”, “tuwiñas” ,pericos y otros animalillos.

-Nosotros cocinamos con gas maloliente…En cambio ellos se cocinan con leña de sus árboles frutales, y sus comidas huelen sabroso a fogón, lo mismo el horno es a leña.

-Para protegernos, nosotros, vivimos dentro de un muro con cercos eléctricos… En cambio ellos sus puertas están abiertos permanentemente, y su patio no tiene cerco, viven confiados en la buena fé de sus vecinos.

-Nosotros vivimos conectados al celular, la computadora, al televisor….En cambio ellos están conectados a la naturaleza, al cielo, al sol, la luna, las estrellas, al agua, al verde del monte, a los animales y a sus familias.

El padre quedó impactado por la conclusión inteligente de su menor hijo…entonces el hijo terminó diciendo:

-¡Gracias, papá, por haberme enseñado, lo pobre que somos!.



MORALEJA:

Cada día menospreciamos la riqueza natural que tenemos, no aprecíamos lo “rico” que somos con lo que tenemos, dejamos a los extraños depredar en nombre  de la modernidad y el oro.